TOURS - VENDÔME - PARIS
COMMISSAIRES - PRISEURS
EXPERT PRÈS LA COUR D'APPEL


27a Subasta - Garden Party 



EL IMPERIO

LA ESPADA DE ORO DE SAN CARLOS


LA MODERNIDAD


EL GRAN SIGLO


EL SIGLO DE LAS LUCES


INTERIORES


ASIA





Maximiliano y Carlota, emperadores de
México


Conservadores mexicanos ofrecen
el trono del Imperio Mexicano al 
príncipe de Habsburgo en Miramar



El doctor José Pablo Martínez del Río
Portavoz de los mexicanos ante Miramar



La ejecución de Maximiliano, de
Édouard Manet


EL PLATO DE PLATA DE MAXIMILIANO DE HABSBURGO





El plato de plata de Maximiliano de Habsburgo


La triste historia de Maximiliano de Habsburgo

A finales del año de 1863, inicios de 1864, el archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo – Lorena, príncipe imperial de la casa de Austria, recibe en su castillo de Miramar la visita de una comisión de nobles mexicanos.  México busca un príncipe europeo para que lo gobierne y le libere de un régimen liberal bajo las órdenes de los Estados Unidos.  Este proyecto, concebido por la Emperatriz Eugenia, es aprobado por Napoleón III. Pero lo que Maximiliano no sabe es que México ya tiene un presidente…


Entre los miembros de la delegación de conservadores mexicanos, cuyo portavoz es el doctor José Pablo Martínez del Río y Pedemonte, se encuentran los señores Gutiérrez de Estrada, Hidalgo y Esnaurrízar y Juan Nepomuceno Almonte.

 

La historia de la presencia napoleónica en territorio mexicano es bien conocida de los historiadores.  En 1867 el emperador Napoleón III, más preocupado por las complicaciones de sus asuntos en Europa que por cualquier otra cosa, pierde interés en su aventura mexicana.  Abandona a Maximiliano, mientras que, al mismo tiempo, el presidente republicano legítimo, Benito Juárez, gana el apoyo de los Estados Unidos.  Gracias a Lincoln, Juárez recupera el poder fáctico sobre el territorio mexicano.  Apresa a Maximiliano.  Su ejecución, en el Cerro de las Campanas, tiene lugar luego de un juicio sumario.

 

Los bienes del Emperador son capturados y la plata es fundida.  Las raras piezas de orfebrería del “Habsburgo Mexicano” que escapan de la destrucción se encuentran actualmente en algunos museos (en lo concreto el Museo Nacional deHistoria – Castillo de Chapultepec) y en algunas, muy pocas, coleccionesprivadas.  Quizás hayan sido ofrecidaspor el soberano de triste memoria, en sus últimas horas, a sus amigos máscercanos.  Entre ellos, el doctorMartínez del Río.

 

El fabuloso destino de la familia  Martínez del Río

El doctor Martínez del Río y Pedemonte nace en Panamá en una rica familia de origen español.  Se muda a México a inicios de 1830.  En 1848, durante la guerra de intervención americana, le salva la vida a un soldado americano gravemente herido.  Este hombre, un tal Ulysses S. Grant, no lo olvidará jamás.

 

Gran latifundista, hombre denegocios y banquero, Martínez del Río frecuenta con asiduidad los círculosconservadores de aristócratas y otros imperialistas de su país adoptivo.  A él es a quien el grupo designa como portavoz de la delegación que iría a Miramar a ofrecer al príncipe Habsburgo el trono de México.

 

En la Corte Imperial de México, Martínez del Río se adscribe al círculo más entrañable del Emperador.  Maximiliano le hace don de toda su confianza.  Le nombre embajador ante el Gran Turco y luego ante Roma.


Muerto el emperador, los imperialistas se ven obligados a partir al exilio.  Los  Martínez del Río pierden sus bienes.  Se van exiliados a Lombardía, arruinados, pero con algunos recuerdos…


Algunos años más tarde, el presidente de los Estados Unidos interviene personalmente ante Juárez para conminarlo no sólo a dejar volver a México a los Martínez del Río, sino incluso a devolverles algunas de sus propiedades. El presidente Juárez obedece.  Quizá fuera don José Pablo el más impresionado ante esta noticia.  No sería sino hasta aprender la identidad del mandatario americano que entendería todo.  Se llama Ulysses S. Grant, y no ha olvidado al médico que le salvara de la muerte en la guerra de 1840…

 

Hoy en día, los descendientes del doctor Martínez del Río continúan viviendo en México.  Cuentan con colecciones de arte interesantes, enriquecidas a través del tiempo.  El hijo del doctor Martínez del Río y Pedemonte, Pablo Martínez del Río y Vinent, hereda algunos de los regalos que su padre recibiera del emperador; entre ellos, este plato de plata maciza realizado por Buitrón.

 

Otras piezas del servicio de mesa del emperador

Christofle también realiza para Maximiliano piezas de platería. Entre las que se conservan, podemos citar un mostacero y un plato (ambas piezas de metal plateado) que se conservan en el Museo Nacional de Historia.  No obstante, hasta donde sabemos, no se conserva en ninguna colección pública ninguna pieza de plata maciza realizada para Maximiliano por Buitrón.

 

El orfebre

El artista encargado de producir el servicio de mesa del emperador se llamaba Cayetano Buitrón.  En el libro « Platería Mexicana »,realizado por el Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán, se puede leer que Cayetano Buitrón había sido nombrado Teniente Ensayador en Madrid.  En los archivos correspondientes, se puede ver que Buitrón recibió dicho nombramiento del rey, vía carta del 29 de febrero de 1812 para el cargo de Teniente Ensayador Mayor del Virreinato de la Nueva España.  Buitrón permanece en el cargo hasta 1843.  Podemos adivinar bien que, a la llegada de Maximiliano al poder, Buitrón era ya un notable ensayador de cierta edad.

 

El Teniente Ensayador era el marcador oficial de la Caja Real.  En las piezas producidas por los Ensayadores Mayores – y también en aquellas que tan sólo revisaban y marcaban – se leían las marcas de sus sellos con las abreviaciones de sus nombres.  En nuestro caso, el hecho de que este plato haya sido creado por este artesano nos es garantizado por la presencia de la marca BTRON.

 

También podemos saber que el plato fue fabricado en México.  Según el libro ya citado, las obras creadas en la Ciudad de México llevaban otra marca: una M mayúscula con una pequeña O encima. Nuestro plato también lleva este rasgo. 

 

Características técnicas

  • Ciudad de México, México, entre 1863 y 1865.
  • Plata maciza gravada con el monograma del segundo emperador mexicano y con la corona imperial.
  • Diam: 21 cm.
  • Peso : 400 g.
  • Marca de BUITRON, Maestro orfebre, y dos marcas más.  sello “Mo”, correspondiente a México como ciudad de creación de la pieza.

 

Procedencia

  • Servicio personal de Maximiliano Io, emperador de México
  • Colección privada, palacio de Patoni, Mexico (Familia Martínez del Río y Pedemonte)
  • Colección privada, México (Colección de la marquesa de Cilleruelo)
  • Colección privada, Francia (Familia Corcuera y Martínez del Río)

Bibliografía

  • Egon Caesar Conte Corti. Maximiliano y Carlota. México, Fondo de Cultura Económica, 2003.
  • Egon Caesar Conte Corti. Prisión y muerte de Maximiliano. México, Fondo de Cultura Económica, 2003.
  • David W. Walker.  Kinship, Business and Politics: The Martínez del Río Family in México, 1823-1867.  University of Texas Press, 2015.
  • Catherine Arminjon et Nicole Blondel.  Objets civils domestiques.  Imprimerie Nationale, 2006.
  • Platería Novohispana.  Museo Nacional del Virreinato.  Tepotzotlán, México.