TOURS - VENDÔME - PARIS
COMMISSAIRES - PRISEURS
EXPERT PRÈS LA COUR D'APPEL

ROUILLAC:DESDE 1983, UNA FAMILIA AL SERVICIO DEL MERCADO

 

Subastador - Valuador en Vendôme desde el año de 1983, y experto ante la Corte de Apelaciones, Philippe Rouillac creó en 1989 las ventas “Garden Party à la Française” en el castillo de Cheverny.  Esta fiesta anual se convirtió en el lugar de reunión más importante del mercado del arte de la provincia francesa.  Junto a su esposa Christine, ella misma hija de un subastador - valuador, cada año bate récords internacionales en todas las especialidades. A finales de la década del 2000, su hijo Aymeric, convertido en subastador - valuador también, se unió a ellos y abrió una filial de la casa de subastas en Tours.

 

ROUILLAC ha sido la casa de subastas que ha vendido, entre otras cosas: una tabla de Lucas Cranach que actualmente se encuentra en las colecciones de la reina de Inglaterra (1999), un retrato de Georges Washington adquirido por la Casa Blanca en 2002, un quemador de perfumes de jade proveniente de la recámara de la emperatriz en el palacio de verano, que después fue ofrecida por la República Francesa a China (2004).  También ha sido en esta casa de subastas donde el Museo del Louvre ejerció su derecho del tanto para hacerse con “el último retrato de David”, que se conserva en el Valle de la Loire (2006), y donde se vendió la fotografía antigua más cara del mundo (2001).

 

Con ROUILLAC, los oligarcas rusos han descubierto artistas de la costa antes desconocidos (2007-2009); en ROUILLAC confió una familia principesca para separarse de sus diamantes (2003); con ROUILLAC, una heredera de la Quinta avenida de Nueva York vendió su colección de muebles franceses del siglo XVIII (1995).  De igual forma, fue donde ROUILLAC que se vendieron los cuadros modernos de René Clément, el cineasta francés más reconocido de su tiempo (2012).

 

Objetos tan insólitos como un pedazo de la escalera de la Torre Eiffel (1989), una estatua de Lenin proveniente de San Petersburgo (1992), la bufanda que llevaba Luis XVI el día de su ejecución (2003), un clavecín laqueado del siglo XVIII (1994), vagones del Oriente Exprés (2010), un Bugatti de carreras de los años treinta (2009), las notas de viaje del Marqués de Sade (1998), las colecciones del editor de Picasso (1995) o de la cantante Bárbara(2000) se han vendido a precios millonarios junto con cuadros de Claude Monnet(1999) o de Maurice de Vlaminck (2000).  ¡No hay límites para aquel que sueña!

 

Confidencialidad, cercanía y seriedad son las palabras que rigen a la casa ROUILLAC, cuyas salas de documentación, red de expertos independientes, resonancia mediática y clientela extranjera han seducido a las familias francesas y a sus notarios.  Ambos egresados de las escuelas de Ciencias Políticas de París y de las facultades de Derecho de Assas y de historia del arte de La Sorbona, Philippe y Aymeric Rouillac van de la mano ofreciendo a cada uno de sus clientes lo mejor del mercado del arte en un clima de confianza.

 

Paralelamente a las muchas jornadas de peritajes gratuitos en sus oficinas de Tours, Vendôme y París, así como a domicilio si se solicita, la casa de subastas ROUILLAC dirige al menos veinte conferencias cada año.  El subastador - valuador no es solamente un médico de los objetos, sino también un actor elemental del patrimonio.

 

Ubíquenos:

·     Tours: 22, Boulevard Béranger (37000) - +33 247 61 2222

·     Vendôme: Route de Blois (41100) - +33 254 80 2424

·     París: 41, Boulevard de Montparnasse (75006) - +33 145 44 3434

·     rouillac@rouillac.com

·     www.rouillac.com